miércoles, 3 de junio de 2015

Y siempre la DUDA. ¿Fue una buena decisión?


"Siempre es dífícil afrontar los problemas que van surgiendo a lo largo de la vida, pero es muy perturbador cuando aparecen en la adolescencia. Estos generan muchas dudas y complejos que hacen que un contratiempo se convierta en una gran losa".

Nosotros, los profesores, en varias ocasiones llegamos a pensar que ibas a abandonar el curso por la gran presión que los síntomas de la enfermedad te hacían cada noche y día. Nos alegrábamos mucho al verte cada mañana, a la vez que nos sorprendía la fuerza que te empujaba cada mañana a venir al Instituto. Nos sigue llamando la atención que en dos cursos, creo recordar, que solo llegaste tarde dos veces, y faltaste menos de 5 por temas médicos relacionados con el diagnóstico. 

¿Qué te motivaba a asistir a clase cada mañana después de una horrorosa y terrorífica noche?

- Creo que hubo varias cosas que me motivaban para asistir a clase, quería demostrarme a mi mismo que todo lo que me estaba pasando no tenia porque afectarme en nada y ser un obstáculo en mi vida, llegar tarde seria como hacer notar que la narcolepsia podía influir en mi vida y yo no quería eso. Procuraba seguir el ritmo de  mis compañeros con las actividades de clase y no quedarme atrás, por lo cual, una manera de "recuperar" esos ratos en los que me dormía y perdía la concentración en clase era ir desde primera hora y faltar lo menos posible.

Después de una larga noche de pesadillas, parálisis de sueño y/o alucinaciones lo que pretendo es salir de casa, distraerme, estar activo y en contacto con la gente, durante esos dos años estar en clase me vino genial en ese aspecto. 

Seguro que recuerdas que en clase hicimos un par de sesiones informales donde explicamos lo que te pasaba, para que todos tus compañeros tuvieran clara tu situación. Desde la perspectiva actual, ¿crees que fue correcto? ¿Notaste una mejoría en el trato de tus compañeros, indiferente o negativo?

- Totalmente correcto, creo que fue la mejor manera de que todos entendieran mi situación, lo pudieron comprender a la misma vez que veían lo difícil que era para mi mantenerme despierto. El trato prácticamente fue el mismo, solo pude notar que hubo unos pequeños cambios en el trato para que mi situación fuese mas segura y llevadera. Recuerdo que muchos de los compañeros se interesaban por conocer mejor todos los síntomas y me preguntaron sus dudas, también pude notar que solía tener algún compañero a mi lado por si tenia una cataplejia sujetarme en caso de que me fuese a dar un golpe, mas de una vez evitaron que cayese de la silla.

¿Qué te hubiera gustado que los profesores hubiéramos hecho frente a tu situación?

Con 16 años no era capaz de afrontar todos los cambios que debían haber en mi vida y lo que quería es que mi situación en clase fuese la misma de siempre, tener que habituarme a esas nuevas formas de llevar las clase que me propusisteis en algunos momentos me resulto duro hacer frente aun sabiendo que era bueno para mi. Pude ver como no solo yo pude mejorar en clase también todos mis compañeros, ahora creo que no habría manera mejor de haberlo hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada